Skip to content
23-jun-2022 16:00:003 min read

Pinta Caribia, Soñando en Colores

[author] [author_image timthumb='on']https://www.lukerchocolate.com/wp-content/uploads/2021/04/Sara-Galeano-LukerChocolate.png[/author_image] [author_info]Sara Galeano ex-Profesional de Marca y Comunicaciones[/author_info] [/author]

Actualizado y republicado el 23 de junio de 2022
Esta publicación se publicó originalmente el 22 de junio de 2020 y se ha mejorado y actualizado para que sea más precisa y completa.

En El Sueño de Chocolate sabemos que para cumplir un sueño, necesitamos la unión de muchos. También aprendimos que el arte y la cultura son detonadores del desarrollo. El chocolate y el impacto social son una realidad.

Esta es la historia de nuestro primer voluntariado. Integramos arte y trabajo en equipo para dar el primer paso —de muchos que hemos dado hasta ahora— para generar desarrollo en una de las regiones cacaoteras donde trabajamos. Necesitábamos impactar a la sociedad.

Sustainable-chocolate

Nuestro bosque de cacao en Necoclí emplea a personas de los municipios y veredas cercanas a la finca. Están llenos de pasión y deseosos de dominar el cultivo del cacao. Esto les permite mantener económicamente a sus familias y liderar el progreso de sus comunidades.

Entre nuestros cacaocultores contamos con 70 trabajadores de Caribia, un pequeño pueblo que forma parte de la subregión de Urabá, Antioquia. Desde hace un tiempo, sus habitantes comenzaron a formarse como técnicos en turismo sostenible. También expresaron su entusiasmo por convertir su pueblo en un destino turístico. Esto aprovechando su riqueza histórica —fue el primer asentamiento de la zona y cuenta con una amplía diversidad étnica.

Estábamos encantados de mostrar esa belleza interior en la comunidad. Transformar Caribia en un destino turístico vibrante. Con este gran desafío en nuestras manos, Luker Chocolate reclutó felices voluntarios para pintar el sueño de Caribia en colores. Así nació Pinta Caribia.

Para nosotros, Pinta Caribia es más que una iniciativa. Es la metáfora tangible y el realismo mágico que existe alrededor de la mazorca de cacao. Algo que no solo nutre los granos de cacao sino que también nutre vidas y construye sueños a su alrededor.

Con el corazón lleno de empatía y mucha emoción, el equipo de sosteniblidad de El Sueño de Chocolate comenzó a materializar la ejecución de Pinta Caribia.


Sustainable chocolate
Algunos registros de este momento mágico. 

Así nos pusimos en contacto con la Fundación Orbis-Pintuco. Una organización con experiencia generando desarrollo a través de la educación y el color en poblaciones vulnerables alrededor de Colombia. Juntos vimos el potencial de hacer un día artístico. Un día en el que voluntarios de Luker Chocolate, y habitantes de Caribia, pintarían en equipo hasta la última casa del pueblo.

La Fundación Orbis-Pintuco nos ayudó a crear un programa. Una iniciativa en la que 20 jóvenes de Caribia postularon para formarse como técnicos en pintura. Ahora solo necesitábamos los materiales, porque teníamos que juntar 500 galones de pintura.

Entre la Fundación Orbis Pintuco, Luker Chocolate y sus colaboradores, recolectamos donaciones para llegar a la meta. Además, 30 de nuestros colaboradores, incluido el comité de dirección, viajaron como voluntarios para participar en Pinta Caribia.

PINTANDO UN SUEÑO A TRAVÉS DEL CHOCOLATE

Sustainable chocolate

Y por fin llegó el gran día. El 22 de junio de 2020, más de 30 voluntarios y caribeños unieron sus esfuerzos en torno al sueño de convertir a Caribia en el lugar más colorido de Necoclí. La paleta fue seleccionada para representar los colores que se encuentran en el cultivo del cacao.

Colores que para la población de Caribia tienen un profundo significado. El azul simboliza la tranquilidad. El verde representa la paz que se encuentra en el pueblo. El amarillo representa la prosperidad lograda en los campos de cacao. Y rojo por el amor que le tienen a su comunidad y familias.

Cada voluntario ayudó a dos familias a pintar sus casas mientras recibía ayuda de los habitantes que se habían estado capacitando con la Fundación Orbis-Pintuco. Además, la comunidad era responsable de preparar el desayuno, el almuerzo y la comida. Concretándose así un gran trabajo en equipo y fortaleciendo los vínculos entre Luker Chocolate y la comunidad.

Sustainable-chocolate

Un negocio de chocolate que construye comunidades

Hombro con hombro, a pesar del calor y el agotamiento, trabajamos por un objetivo común, y este esfuerzo se vio reflejado en los resultados. Ese día se pintaron 100 casas. Desde la escuela primaria, el centro comunitario y la guardería hasta los parques infantiles.

Los colores de El Sueño de Chocolate cubrieron más de 100 casas en el pequeño pueblo, y estos colores cuentan la historia de cómo soñar juntos y trabajar juntos pueden hacer de estos una hermosa realidad.

Hoy queremos agradecer a la comunidad de Caribia por permitirnos conectarnos con sus sueños. Abre las puertas de sus hogares y déjanos llenar sus vidas de color y chocolate. Sin duda, también pintaron nuestros corazones.

COCOMENTARIOSMMENTS